LA CARACOLA


CARACOLA

“El hombre indígena, sentía en el viento la presencia de Dios, pero no concibió su palabra sino hasta que el viento salió a través de un caracol marino. Entonces fue cuando el caracol se convirtió en el instrumento de la palabra divina”.

 

La caracola es un atributo tradicional de muchas culturas, por lo que representa y por sus los usos que le dan en la vida diaria.

 

El caracol es un instrumento espiritual que ayuda a las comunidades a comunicarse con la fuerza del cosmos, con la tierra, el aire, el fuego y el agua.

 

En la organización comunitaria, es un instrumento de comunicación social, ya que con el caracol convocan a reuniones especiales o anunciaba los eventos importantes. Su sonido sirve también para dar signos en situaciones de emergencia o peligro.

 

En la música, se utiliza desde épocas remotas para apaciguar los malos espíritus a través de sonidos armónicos y que sensibilizan los sentidos. En los instrumentos musicales el caracol da el inicio para que los dioses escuchen la música que se les dedica, también se utiliza al final para dar las gracias por ser escuchados.

 

En la danza se utiliza para abrir las ceremonias y para cerrarlas, tradicionalmente lo toca el danzante principal, el chamán o el curandero que se comunica con el inframundo o el mundo de los dioses.

 

En la medicina tradicional, la utilizan los chamanes y curanderos para llamar a los entes de la naturaleza, los buenos y malos para dialogar y negociar con ellos las enfermedades, hambrunas, la fortuna, etc.

 

En la siembra se utiliza para pedir permiso para la siembra, para que los dioses de la cosecha y la naturaleza ayuden a crecer las cosechas y las mazorcas estén llenitas de grano.

 

En las construcciones, se ha utilizado desde épocas remotas el caracol, porque representa el infinito, tal es la magnitud de la importancia la utilizaron en algunas formas piramidales que servían como observatorios como por ejemplo en los Mayas, en los Totonacas la grecas, que son la estilización de los caracoles en adornos de las construcciones antiguas.

 

En la armonía con el entorno, se utiliza para armonizar los entornos, como calles, caminos, estructuras de casas, puertas, parques, ventanas, etc.

 

En la madre naturaleza también existe, dentro del árbol, que es corazón de este ente, está el caracol de la vida, que marca con sus vueltas los años de cada árbol, en las formas caprichosas de las piedras, en algunas hojas de plantas y en frutas.

 

En el conocimiento ancestral indígena, el caracol tenía vida, y hoy algunos aún todavía lo pensamos, sino consigan un caracol de mar y colóquenlo en el oído y escucharán el mar, inclusive el mar hablará a través del caracol. En la enseñanza indígena, representa lo siguiente:

  1. El infinito, un mundo, tiene vida porque se escucha la mar, porque la madre naturaleza nos lo ha proporcionado.
  1. Por la parte angosta, se inicia el conocimiento, el origen (cosmogonía), las formas que tiene el cuerpo alrededor son las etapas del crecimiento de este conocimiento, y en la parte gruesa, donde se abre el caracol, surge el conocimiento individual o colectivo, representada en la cosmovisión misma de cada pueblo, y que se va ver reflejada en las acciones que este o estos lleven a cabo, siendo estas últimas las que dan la identidad a cada etnia indígena.

Share