RUEDA DE LA MEDICINA


RUEDA MEDICINA

 

La Rueda Medicinal es una herramienta de transformación energética, con vestigios de más de 4.500 años, usada para armonizar el mundo externo con el interno de una persona o pueblo. En ella convergen las cuatro direcciones cardinales en un centro que se conecta con el mundo de los cielos y el mundo de la tierra, y en cada una de las direcciones se reconoce el poder de algún elemento y/o animal arquetípico que puede asistir a aquella armonía.

 

Las Ruedas Medicinales existen por toda la Tierra desde el gran círculo de Piedras de Stonhenge, hasta los mándalas en India. Eran utilizados por nuestros ancestros cuando el mundo era guiado por la ley de relaciones correctas, cuando el hombre estaba en armonía con el universo y eran uno solo. Trabajar en la Rueda Medicinal nos ayuda a recordar nuestra conexión con todos los aspectos del universo. Cada Abuelita Piedra en la Rueda es un testigo milenario de los ciclos universales (recordemos que en sí llevan los primeros ‘antecedentes’ de la formación del Universo). Su perfecta armonía y sincronía entre ellas les hace ser grandes propulsoras de energía e información que nos ayudaran en parte al despertar de nuestra conciencia.

 

La Rueda Lakota nos da protección. Es un círculo de armonía y poder. Sirve para comprendernos a nosotros mismos, situarnos en el mundo, consolidar nuestro espíritu y honrar las fuerzas de la naturaleza.

 

En este sentido, la Rueda de la Medicina es un altar, un instrumento de concentración para nuestra conciencia, un espacio sagrado y una ayuda para la meditación. Tiene muchos significados en numerosos niveles y todo lo que existe tiene su lugar en ella.

 

La Rueda tiene cuatro cuadrantes que corresponden con los cuatro Elementos y con los puntos cardinales, y no sólo representa la orientación en términos de dirección, también representa el paso del día a la noche y al nuevo amanecer, y traza el ritmo del año, empezando por la primavera, continúa con el verano, el otoño, el invierno y de nuevo la primavera.

 

La vida humana también queda reflejada en ella, desde el nacimiento, pasando por la juventud, la madurez y la vejez y la muerte, pues la vida no comienza con el nacimiento ni termina con la muerte: todo es circular, se repite, se transforma y se vuelve a repetir en una octava mayor de la espiral

 

La Rueda Medicinal nos permite comprender los ciclos de la vida. Es un círculo espiritual-sagrado que reside en el interior del Ser y se expande hacia el exterior. Es nacimiento, muerte y renacer. Es un mándala de sanación que nos purifica tanto al interior como al exterior, eleva nuestra alma y recarga nuestro espíritu. Comprende nuestro cuerpo y nuestra mente, nuestro espíritu y nuestro corazón. Es un círculo mágico que abarca toda nuestra vida.

 

Share