TERAPIA DE MICROCIRCULACION


 

La terapia se efectúa mediante un equipo médico aprobado y certificado en la UE, que emite una señal biorrítmica capaz de estimular el movimiento de bombeo de los vasos  y capilares sanguíneos, de este modo, el flujo sanguíneo en la zona de la microcirculación vuelve a normalizarse, las células del cuerpo se abastecen mejor y pueden realizar su función correctamente.

Es muy eficaz para:

* Mejorar el riego sanguíneo en órganos y tejidos y, por lo tanto, aumenta su regeneración.

* Favorecer el sistema inmunitario.

* Disminuye el dolor y la inflamación.

* Mejora en lesiones óseas y musculares, artrosis, hernias, fatiga, cansancio, estrés, fibromialgia, colesterol, migrañas, mal dormir.

* Aumenta el rendimiento y tonificación de la energía física y mental.

* Aumenta la mejora de las enfermedades.

* Facilita la eliminación de residuos metabólicos.

* Mejora la fluidez de la sangre y el aporte de oxígeno y nutrientes a las células

* Favorece la cicatrización de heridas y curación de lesiones deportivas.

La sangre es el medio de transporte universal del cuerpo. Oxígeno, nutrientes, mensajeros químicos (hormonas) y células inmunes etc., todos ellos son transportados por la sangre. Sólo cuando todas las células, tejidos y órganos del cuerpo se nutren adecuadamente y todos los productos metabólicos de desecho son eliminados, puede el cuerpo a funcionar correctamente. La regulación óptima de la circulación es un requisito previo para garantizar buenos niveles de salud y estado físico.

 

La circulación sanguínea involucra todo el cuerpo, desde los vasos más grandes a los más pequeños. En los capilares es donde es crucial mantener el intercambio de nutrientes y oxígeno y la eliminación de productos de desecho metabólicos, tales como dióxido de carbono, que se acumulan como resultado de la función celular normal. Se dispone de una enorme red de vasos sanguíneos extremadamente pequeños en el cuerpo (miles de derivaciones por milímetro cúbico). Estas tramas de vasos pequeños rodean todos los órganos y tejidos en el cuerpo y son vitales para la función celular.

 

El estrés, la falta de sueño, una mala alimentación, hábitos poco saludables, no hacer el ejercicio adecuado, la acumulación de tensiones de la vida diaria que contraen y cargan el cuerpo generando disfunciones en su biología, las alteraciones derivadas de enfermedades, y la edad, ralentizan el movimiento de bombeo de los vasos sanguíneos más pequeños. Como resultado, las células sanguíneas se mueven mucho más despacio y no pueden cumplir adecuadamente con su cometido. Un suministro deficiente a tejidos y órganos lleva a largo plazo a una disminución del rendimiento físico y mental, dolores, malestar y enfermedades.

 

 

Share