ACUPUNTURA QUANTICA


ACUPUNTURA QUANTICA
– SIN AGUJAS –

Esta terapia se puede realizar de manera presencial y a distancia

Presencial: en Rute (Córdoba) y Coin (Málaga)

A Distancia: desde cualquier ciudad o país donde te encuentres

 

La Acupuntura es una técnica que forma parte de la Medicina Tradicional China, consiste en la inserción de agujas metálicas finísimas en determinados puntos sobre la superficie cutánea. Estos puntos reciben el nombre de puntos acupunturales y son altamente energéticos, están situados a lo largo del recorrido de los meridianos, canales por los que circula la energía del organismo denominada Qi. Mediante la inserción de agujas de debe conseguir estimular la energía del punto.

 

A diferencia de la acupuntura tradicional, nosotros practicamos “Acupuntura Quantica” sin agujas metálicas. Utilizamos agujas conformadas por energía plásmica que se organizan y programan desde la intención y la concentración.

 

como-funciona-la-acupuntura-1

Los meridianos o canales de Acupuntura en su conjunto constituyen el Software o programa que utiliza nuestro ordenador como flujo de “datos” impulsos binarios, para realizar tareas. Estas vías de información o bien mediante su trayecto externo o mediante el interno, comunican a los órganos con el cerebro, con el “ordenador”.                                                        

De esta manera todo el sistema está informado, así se explicaría la correlación que existe entre el psiquismo, el cerebro y los órganos, músculos y articulaciones, dando sentido a la visión holística del ser humano.

 

Cuando una persona sufre un impacto emocional, intenso y dramático, se establece una “cicatriz virtual” o también podemos llamarla energética, en el área cerebral que representa la conexión cerebral con el órgano correspondiente, es decir su proyección cerebral. Esto bloqueará el buen fluir de la energía (información) en el Meridiano relacionado, que se puede manifestar o bien en su trayecto interno, en cuyo caso afectará a los Zang Fu (órganos y vísceras), o se puede manifestar en su trayecto externo, afectando en ese caso a estructuras locomotoras, musculares o articulares.

 

Por ejemplo: una contrariedad un disgusto puede dejar una huella una “cicatriz energética” en una zona de nuestro cerebro que podría estar relacionada con una disfunción digestiva, originada en forma de respuesta a esa contrariedad. De tal manera que el trastorno digestivo estaría siempre ligado a la huella en el ordenador y la huella en el ordenador con el trastorno digestivo, hasta el punto que si no eliminamos una no desaparecerá el otro.

 

Y lo más importante: hasta que no desbloqueemos ese meridiano, a nivel de esa articulación y no desbloqueemos la “huella virtual” a nivel cerebral, no desaparecerá la somatización.

 

La emoción sentida dependiendo del tipo que sea tendrá un tropismo hacia un Meridiano concreto, así si la experiencia vivida lo que nos produjo fue miedo este se fijara en los de vejiga y riñón, mientras que la tristeza y la pena en los de Intestino Grueso y Pulmón. Si lo que se ha vivido es una euforia desmedida afectará a los meridianos de Intestino Delgado y Corazón, la ira el enfado, el disgusto afectará a la Vesícula Biliar y al Hígado. En el caso de la preocupación, repercutirá en el Estomago y Bazo-Páncreas.

Share